alquiler-con-opcion-a-compra-como-funciona

Alquiler con opción a compra: ¿cómo funciona?

Solemos valorar sólo dos opciones cuando estamos buscando una vivienda: comprar o alquilar, pero lo cierto es que tenemos otra alternativa no tan popular, el alquiler con opción a compra. 

¿Cómo funciona un contrato de alquiler con opción a compra? ¿Es una opción recomendable? ¿Se adapta a tus preferencias? A pesar de no ser una de las opciones más populares, esta alternativa se está convirtiendo en una opción clave a valorar para todos aquellos que estén buscando una vivienda. 

Si quieres saber cómo funciona un contrato de alquiler con opción a compra y descubrir si esta alternativa es la que más te compensa, ¡quédate a leer este artículo!

¿Qué es el contrato de alquiler con opción a compra?

El alquiler con opción a compra es un tipo de contrato inmobiliario que da la posibilidad al inquilino de vivir en una casa pagando una cuota mensual, al igual que en un alquiler corriente, pero tras pasar el número de años establecidos en el momento de contratación, el inquilino tendrá derecho a optar a comprar la vivienda. 

La gran ventaja que ofrece este tipo de contratos es que al comprar la vivienda se le descontará el total de mensualidades ya pagadas o parte de ellas, esto dependerá siempre de las condiciones firmadas en el contrato inicial. 

La cuota de alquiler que se paga por este tipo de contratos suele ser muy similar a la de un contrato de alquiler habitual, lo que sí suele cambiar es la fianza, normalmente, suele requerirse un primer pago más elevado que funciona como una prima.

Partes clave en un contrato de alquiler con opción a compra

Como os comentamos, este tipo de contrato es muy similar al de un contrato de alquiler habitual, pero para que puedas tener clara tu decisión, necesitarás revisar en profundidad todas las condiciones iniciales. 

Para ello, necesitarás tener en cuenta las siguientes partes clave de un contrato de alquiler: 

  • Tiempo durante el cual el inquilino puede alquilar la vivienda.
  • Tiempo durante en el que el inquilino puede ejercer su derecho a compra. 
  • Cantidad a pagar mensualmente al arrendatario. 
  • La responsabilidad en cuanto a los gastos de comunidad, arreglos o reformas de la vivienda. 
  • Precio de venta de la vivienda. 
  • Porcentaje de cuotas pagadas durante el periodo de alquiler y cuánto se descontará al precio de la vivienda en caso de producirse la compra de esta.
  • Cantidad de la prima inicial que tendrá que abonar el inquilino, ten en cuenta que normalmente se trata de un determinado porcentaje del precio final de la vivienda.
  •  

Ventajas para ambas partes de un contrato de alquiler con opción a compra

Sin duda, esta opción puede resultar muy interesante para ambas partes, sobre todo para aquellos que todavía no tienen claro si preferirían alquilar o comprar una vivienda. 

Esta modalidad de contratación presenta grandes ventajas para los inquilinos: 

  • Pueden adquirir la vivienda en cualquier momento dentro de los plazos establecidos. 
  • Cuentan con exclusividad de compra. 
  • Conocerán la casa antes de tomar una decisión de compra. 
  • El desembolso necesario a la hora de contraer una hipoteca será mucho menor. 

En el caso de los arrendatarios o vendedores, esta alternativa también ofrece grandes ventajas: 

  • Tiene la casa ocupada hasta el momento de la venta y al mismo tiempo, genera ingresos mensuales por el pago de la cuota de alquiler. 
  • Cuenta con ciertas ventajas fiscales mientras dure el contrato. 
  • Se asegura de que el inquilino cuidara su vivienda y la mantendrá en buen estado. 

¿Qué te parece esta opción de contratación? ¿Te parece una alternativa interesante? ¡Cuéntanos en comentarios! 

En AsiRural gestionamos este tipo de contratación ya sea vendedor o comprador, ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de poder ayudarte a encontrar tu vivienda ideal.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Estamos aquí para ayudarte